Última Actualización:
Internacional

Un exejecutivo de Odebrecht complica a Dilma Rousseff

miércoles, 17 mayo 2017 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

El exejecutivo del grupo Odebrecht Fernando Migliaccio, que operaba las cuentas del grupo en un paraíso fiscal, sostuvo en su delación premiada, que la ex presidenta Dilma Rousseff “sabía” de la existencia de la llamada “caja 2”, de donde salieron fondos para su campaña de 2014. La “caja 2” se refiere a recursos que ingresaban en las cuentas en el exterior para los partidos políticos y que, según se sospecha, procedían en gran medida del esquema de corrupción en Petrobras.

El documento de la delación de Migliaccio fue liberado, el martes último, por el juez de la Corte Suprema Luiz Edson Fachin. Esa aseveración del declarante a los fiscales que lo indagaron daría argumentos al Tribunal Superior Electoral que el próximo 6 de junio debe decir si condena a Dilma a la pérdida de sus derechos políticos por ocho años. Y si además, en simultáneo, anula la designación de Michel Temer como presidente de Brasil. Este accedió a la jefatura del Estado por el impeachment contra la ex titular de la fórmula, y que él integró como candidato a vicepresidente.

Migliaccio, el ex financista de la constructora brasileña, era uno de los jefes del “departamento de coimas”, una operación que realizaba a través del banco austríaco Meinl, con sede en el paraíso fiscal de Antigua. El delator se basó en una conversación que él había tenido con Mónica Moura, esposa del publicista Joao Santana. En ese diálogo, ella habría mencionado que la ex jefa de Estado estaba “al tanto” de la existencia de cuentas en el exterior, que servían para pagar gastos de campaña. Moura sostuvo en su propia delación, difundida la semana pasada, que ella había recibido en el exterior 16 millones de dólares de cuentas de Odebrecht, en pago por el trabajo de dirección de la campaña presidencial de 2014.

En tesis, las denuncias de Moura y Migliaccio podrían llevar a la destitución del actual presidente Temer. Pero según los medios brasileños, el actual jefe del Planalto está convencido de que será eximido de cualquier responsabilidad, ya que según sus abogados a diferencia de Dilma no pesa en este caso ninguna sospecha sobre él. En síntesis, su figura sería preservada y no deberá apartarse de la presidencia. En cuanto a la sentencia contra Rousseff, ésta representaría casi el fin político de la ex presidenta ya que no podría presentarse a ningún tipo de cargo electoral (ni legislativo, ni tampoco en funciones ministeriales). Esto ya había sido planteado en el momento de su impeachment, pero en esa época el Senado entendió que Dilma debía conservar sus derechos. Ahora estos podrían ser revocados por la justicia electoral.

Comentarios

Quizas te pueda interesar