Última Actualización:
Básquetbol

Cleveland avergüenza su legado de campeón

martes, 28 marzo 2017 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

Señoras y señores del jurado, permítanme presentarles la primer muestra de evidencia en el caso de “Cleveland Cavaliers vs. Defensa”.

Ese jugador de blanco que encestó con una facilidad pasmosa de contraataque se llama Emanuel Ginóbili. Le dicen “Manu”, tiene 39 años de edad y les ganó en velocidad a rivales como Kevin Love (28), Channing Frye (33) y Kyrie Irving (25). ¿LeBron James? Bien, gracias. Espectador de lujo del alley oop rival.

La ofensa del lunes en San Antonio simplemente convirtió a este crimen menor en un papelón. 64 puntos permitidos en la primera mitad y un déficit de 24 puntos irremontable que simplemente le permitió a los dirigidos por Tyronn Lue contemplar cómo han manchado la dignidad de ser los campeones defensores de la NBA.

Ahora los Boston Celtics son, al menos por el momento, los líderes solitarios de la Conferencia Este por medio juego con ocho por jugar en su calendario. Cleveland va segundo con una marca de 2-4 en sus seis compromisos más recientes, y en todos y cada uno de ellos ha “logrado” que su rival anote 100 puntos o más. No sabía que los monarcas de la mejor liga de básquetbol del planeta también podían ser tan caritativos.

Tienen suerte de que solo les quedan nueve partidos por disputar, ya que con un poco de tiempo más los Washington Wizards que los humillaron por 127-115 en Ohio el sábado los dejarían en tercer lugar remontando el déficit de dos juegos que los separa del segundo puesto si siguen jugando así.

Señoría, me gustaría también responsabilizar particularmente al Señor Irving, el base estelar de los Cavaliers que es un fenómeno con el balón en sus manos pero luego se convierte en un cono de entrenamiento cuando se trata de, ajem, “defender”. Le presento la evidencia número dos con Irving como principal culpable.

31.5 puntos, 15 de 30 triples encestados y 59.7 por ciento de efectividad en tiros de campo combinado entre John Wall, Kemba Walker, Gary Harris (¿??) y D’Angelo Russell (¡!!). Con Kyrie como marcador personal, tienes potencial para ser MVP.

Irving además es uno de los principales responsables de que cada cortina rival lejos de la zona pintada termine con un carril despejado al aro para cualquier rival, pero él no es el único responsable de esta debacle.

Los Cavaliers son uno de los peores 10 equipos de la NBA en términos de puntos permitidos por partido y también defendiendo triples esta temporada, mientras que cuando se trata de bajar rebotes defensivos también van apenas decimoctavos de 30 y vigesimoséptimos en rebotes.

Desde el 2007 para acá, solamente los Golden State Warriors terminaron la campaña regular sin estar entre las 10 defensas más férreas de la liga y luego se consagraron como campeones de la NBA.

LeBron James podrá culpar al desgaste de una larga campaña que incluyó una seguidilla de compromisos en distintos husos horarios, otros podrán deducir que lo que estamos viendo es simplemente un conjunto que cuenta los días hasta que comiencen los playoffs, pero estas estadísticas son síntomas de un problema mayor.

La temporada pasada, los Cavaliers venían de perder en las Finales contra Golden State y contaban con la cuarta mejor defensa de la liga. ¿Acaso la motivación es un factor tan preponderante como para hacerte caer en un letargo tan prolongado? Los playoffs comienzan en tres semanas, no tres meses.

Evidencia número tres, señoría, la tercera y última. Este equipo no pone lo que hay que poner

View image on Twitter

Como podrá ver, su promedio de balones desviados y recuperados ha sido el peor de la liga este mes.

Su desgano evidente evoca a lo que el Miami Heat hizo como campeón en el 2007, sufriendo humillaciones similares a las de los Cavs en San Antonio como la derrota por 40 puntos contra los Chicago Bulls en Miami durante la noche inaugural.

¿Saben que le sucedió a ese equipo que contaba con Shaquille O’Neal y un Dwyane Wade en su plenitud? Fue barrido en la primera ronda por esos mismos Bulls.

No estoy diciendo que sean exactamente iguales. Aquel Heat ganó 44 veces en la temporada regular, los Cavaliers van 47-26 y no van a ser barridos por Indiana o Miami.

Aquel Heat también se ufanaba de contar con un “switch” que nunca se les encendió, y lo que la historia nos enseña debe ser valioso para no repetirla. No existe pasar de ser un trapo en defensa a ser impasables, y los anillos se ganan defendiendo tu propia canasta con alma y vida como cuando LeBron le bloqueó aquella bandeja a Iguodala.

Ese tipo de determinación brilla por su ausencia hoy en día en el vestuario de los Cavaliers, y tres de sus potenciales escollos en la carrera hacia las Finales son los Washington Wizards, Boston Celtics y Toronto Raptors.

Ellos tres cuentan con la segunda, tercera y cuarta mejor ofensiva del Este. Cleveland es la primera. ¿Pero les alcanzará para defender su trono? ¿O acaso matarse a triples con cada oponente será la receta de su propio final?.

Por: Martín Bater

Comentarios

Quizas te pueda interesar