Última Actualización:
Básquetbol

Estados Unidos se alza con el oro en basket olímpico

lunes, 22 agosto 2016 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

RÍO DE JANEIRO, Brasil. Estados Unidos ganó este domingo su tercer oro olímpico consecutivo en baloncesto al imponerse a Serbia 96-66 en la final del torneo masculino de los Juegos de Rio-2016.

Los norteamericanos revalidaron el título que ganaron en Pekín-2008 y Londres-2012, mientras que Serbia se colgó la plata. El bronce fue para España.

La hazaña, que cierra de forma excepcional la carrera del entrenador Mike Krzyzewski al frente del equipo, permite también a Carmelo Anthony convertirse, en sus cuartos Juegos Olímpicos, en el primer baloncestista en colgarse tres oros olímpicos, además del bronce que ganó en Atenas-2004.

Estados Unidos apenas dejó un poco de margen al suspense en los primeros minutos del partido, cuando Serbia llegó incluso a liderar en el marcador, pero ya al final de los primeros diez minutos, los norteamericanos iban por delante.

En el segundo cuarto, Estados Unidos dio un punto más de velocidad a su ataque, mientras en defensa empezó a presionar al hombre.

DeMarcous Cousin se turnó con el gigante DeAndre Jordan para convertirse en el amo bajo los aros, haciéndose con los rebotes.

Un parcial 14-5 en los primeros cuatro minutos ponía a Estados Unidos 20-33 por delante para iniciar el despegue que tuvo como protagonista indiscutible a Kevin Durant.

El alero de los Golden State Warriors, que fue letal desde la línea de tres puntos, hizo 18 de sus 30 puntos totales en este segundo cuarto.

Los estadounidenses se vieron ayudados por el nerviosismo de los serbios.

Imposibilitados para el juego interior y viéndose por detrás en el marcador buscaron rebajar la brecha con los tiros de tres con poco resultado, sólo 3 de 17 intentos en la primera parte, que acabó con un claro 52-29 para los estadounidenses.

La vuelta de la pausa sólo sirvió para ver a los estadounidenses asentar un poco más su dominio en todos los ámbitos.

Los serbios trataron de presionar más en defensa, pero se vieron superados por la velocidad imprimida por los estadounidenses en sus pases, que empezaron su festival para delicia del público.

Triples, mates, bandejas se sucedieron para llevar a los norteamericanos a la victoria y a su tercera presea dorada.

No es de oro, no es la medalla olímpica que tanto codicia, pero España obtuvo algo.

Pau Gasol anotó 31 puntos en el que quizá haya sido su último partido en Juegos Olímpicos y España agregó el bronce a su colección el domingo al derrotar 89-88 a Australia en el básquetbol de hombres de los Juegos Olímpicos.

El pivote de los Spurs de San Antonio también atrapó 11 rebotes y consiguió su tercer metal olímpico, después de conseguir la plata en los Juegos de 2012 y 2008.

Nikola Mirotic sumó 14 puntos y siete rebotes y Sergio Rodríguez tuvo 11 puntos y cinco asistencias por los españoles, que cayeron ante Estados Unidos en las semifinales.

Patty Mills marcó 30 puntos y David Andersen 15 por Australia, que buscaba su primer podio olímpico en básquetbol.

Rodríguez acertó par de tiros libres a 5,4 segundos del final y los españoles, que se habían adjudicado la plata en Beijing 2008 y Londres 2012, lograron la jugada defensiva que necesitaban mientras Australia perdía el balón en su última posesión.

Gasol, que no se ha comprometido a participar con su selección en Tokio 2020, celebró con sus compañeros haciendo una pila unos sobre otros cerca de la media cancha. No se trataba de la medalla que pretendían, pero tras perder sus primeros dos encuentros en Brasil, nada lo supera.

“Increíble”, declaró Rudy Fernández. “Es una sensación increíble. Jugamos muy mal al inicio del torneo, pero sólo seguimos jugando duro y con una medalla, es increíble”.

Para los australianos, es una decepción olímpica más. Varios jugadores de Australia rompieron en llanto una vez que terminaron en el cuarto lugar, y esta vez resultó particularmente cruel.

Los australianos jugaron prácticamente toda la segunda mitad sin su pivote Andrew Bogut, quien salió por faltas menos de dos minutos de haber iniciado el tercer cuarto y pasó el resto del encuentro viendo el partido, y preocupándose.

“No hay nada positivo que uno realmente pueda sacar de esto”, comentó Mills. “Para otros, sí, el cuarto lugar es grandioso. Estamos decepcionados de no poder hacer historia para nuestro país”.

Comentarios

Quizas te pueda interesar