Bradley debía hacer una defensa mandatoria contra Sadam Ali, pero al no poder hacerlo debido a la pelea con Manny, optó por agradecer a la OMB su reconocimiento y hacerse a un lado. Como respuesta, el titular del organismo, Francisco Valcárcel, le dijo que ya alistan un cinturón especial para la pelea del 9 de abril que deberán librar él y Pacquiao en la MGM Grand Garden Arena. Ali y Vargas pelearán el 5 de marzo en Washington, D.C. en una velada de Golden Boy.

“Como sabe, voy a estar peleando con Manny Pacquiao el 9 de abril del 2016 en Las Vegas, Nevada”, se lee en una carta escrita por Bradley y enviada a Valcárcel el 4 de febrero pasado. “Aceptar esta pelea significa invariablemente que no podré cumplir con mis obligaciones y debo olvidarme de pelear contra Sadam Ali, como ordenó la OMB. Esta es una decisión difícil, pero quiero darle a los fans las mejores peleas y protagonizar las mejores y más duras peleas posibles desde el aspecto competitivo y financiero”, agregó Bradley.

Al final, sólo agradece el apoyo al organismo y a su presidente. “Gracias a la OMB y su presidente, Paco Valcárcel, por su apoyo a través de los años y por permitirme representar a esta organización como dos veces campeón del mundo”, cerró el púgil estadounidense, excampeón Superligero y Welter de la entidad con sede en Puerto Rico.

La respuesta de Valcárcel fue la siguiente: “Sabe que entendemos completamente su decisión y le felicitamos por siempre darle a los fans las mejores peleas posibles y hacer lo mejor para su carrera en esta importante coyuntura. Ha sido excepcional, honorable y leal campeón de peso Superligero y Welter, y las puertas de la OMB siempre estarán abiertas para usted”, apuntó el líder de la OMB.

Luego, anunció que habrá un cinturón especial para él o Manny. “Finalmente, estoy complacido de informarle que estamos preparando un reconocimiento especial para el ganador de la pelea Pacquiao vs. Bradley III, dos peleadores destacados y dignos embajadores de la OMB. Le deseamos lo mejor”, apuntó.