Última Actualización:
Béisbol

Sanó trabaja en serio para ser un jardinero

sábado, 9 enero 2016 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Por: David Venn

Leesbug, Virginia.- Por más talento que tenga Miguel Angel Sanó, las cosas no se le han hecho fáciles al dominicano en su intento por alcanzar el enorme potencial que se le proyectó hace varios años.

Después de controversias sobre su edad cuando negociaba su primer contrato en el 2009, Sanó rindió al bate tal como todos esperaban a nivel de liga menor en el sistema de los Mellizos. Pero en el 2014, el toletero sufrió una lesión en el codo derecho que requirió de una cirugía Tommy John y se perdió toda la campaña.

Y ahora, ante la presencia de Byung Ho Park como designado y Trevor Plouffe como tercera base-la posición de Sanó durante casi toda su trayectoria como profesional-el quisqueyano se prepara para hacer una transición a los jardines.

“Estuve trabajando súper fuerte (en el invierno)”, dijo Sanó acerca de su temporada muerta, que incluye una participación en el Rookie Career Development Programque organiza MLB en esta localidad para los jugadores a punto de hacerse sentir a nivel de Grandes Ligas. “Estuve enfocado, trabajando en el outfield. Estuve trabajando en mi físico y varias cosas que el equipo me mandó a hacer”.

Específicamente, los Mellizos decidieron que lo más conveniente para Sanó y para la organización era que el oriundo de San Pedro de Macorís dejara de jugar pelota invernal con las Estrellas Orientales y que se dedicara a un programa de prácticas y acondicionamiento físico para jugar en los jardines. Sanó llegó a participar en 15 juegos por el equipo de su pueblo natal este invierno, bateando .241 con dos jonrones en 54 turnos.

“La decisión no fue mía; la decisión fue entre el equipo y yo”, aclaró Sanó. “Me mandaron a trabajar. Esas fueron las decisiones, para yo ponerme ready en el outfield”.

Afirma Sanó que la rutina ha sido entrenar en la academia de los Mellizos, ubicada en la famosa Baseball City por los predios de Boca Chica, desde las 6 de la mañana hasta las 12 del mediodía todos los días.

“Yo quería jugar invierno, pero son decisiones que a veces hay que tomarlas para uno mejorar su futuro”, dijo Sanó. “No es lo que uno quiera, sino lo que se le ponga. Pero lo que tengo es deseo de jugar béisbol y de ayudar a mi equipo a ser campeón. Tratar de dar el 100% en cada juego, cada día y en cada segundo. Esa es una de las cosas que me motivan a mí”.

Comentarios

Quizas te pueda interesar