Última Actualización:
Reportajes

Pese a potencial agrícola, SJM entre provincias más pobres

jueves, 5 noviembre 2015 - Comentarios
Además de la apreciable producción de granos, en San Juan de la Maguana se cultivan yuca, batata cebolla y hortalizasCompartir

Escrito por:

Por: Yokauris Vásquez, cortesía Dominicanoshoy.com

Pese a ser considerado como “el granero del Sur”, por su tradicional producción de habichuelas, San Juan de la Maguana (SJM), podría convertirse en una zona desierta, pues la siembra de la leguminosa y de otras cosechas disminuye cada día sin que nadie vaya en auxilio de la otrora provincia agrícola.

Aunque esta demarcación realiza gran aporte a la sustentabilidad alimentaria del país, al producir el 51 % de las habichuelas rojas y negras, el 5 % del arroz, el 26 % del maíz, el 27 % de los guandules, y el 17 % de la cebolla que se consume; sin embargo, en el Atlas de la Pobreza 2010, se ubica entre las 10 provincias con mayor cantidad de hogares pobres.

La ausencia de energía eléctrica, la delincuencia y la falta de oportunidades, obstaculizan el desarrollo de sus pobladores, quienes viven de la producción de granos y aspiran a tener otras fuentes de empleo.

A pesar de que la agricultura representa su sustento, esta ha sido abandonada por quienes emigran a otras zonas urbanas en busca de condiciones de vida, situación que ha provocado durante los últimos años que la deserción escolar aumente significativamente.

A lo anterior se agrega la imperante delincuencia que les afecta y que ha llegado incluso a niveles preocupantes, pues los robos se producen a cualquier hora del día. De esa situación no escapan los agricultores a quienes le roban hasta sus cosechas: “Diariamente se escucha el grito de los hombres del campo, en cuanto al robo de habichuelas y otros rubros agrícolas en sus predios por parte de antisociales”, afirmó un habitante que prefirió no identificarse.

Opinan los munícipes

Héctor Álvarez Novoa, motoconchista y habitante del lugar, se quejó por el desempleo en San Juan, que a su juicio es cada vez más precario y asegura que los pocos trabajos que aparecen los acaparan los “poderosos de la zona”.

Dijo que de los habitantes allí, una gran parte no se dedica a la agricultura como medio de sustento, sino que muchos han tenido que emigrar a las ciudades y a la capital, a fin de conseguir los ingresos que les permitan, al menos, subsistir.

Pedro Piña de los Santos, también motoconchista, entiende que la energía eléctrica es otra de la dificultades que enfrentan, pues sufren hasta 12 horas de apagones, situación que va no solo en perjuicio de los comerciantes, sino de la comunidad en general.

Sin embargo, el sacerdote José Dolores Grullón Estrella, obispo de la Diócesis de Azua, San Juan y Elías Piña, considera que la carencia en algunos servicios básicos y la marginalidad imperante en la jurisdicción no es la principal problemática, sino la dependencia y la baja autoestima que ha primado en sus munícipes.

Subraya el religioso que en San Juan de la Maguana se ha avanzado, “porque en realidad se ha producido un cambio de mentalidad en las personas. Antes tenían una creencia errada de que todo había que dárselo, pero ahora ha ocurrido una transformación que radica en luchar por las cosas y buscar alternativas cuando hay dificultades.

“Aquí no todo es pobreza ni inconvenientes, existen riquezas, muchas aguas en las lomas y ríos que se pueden poner a producir energía y riegos”, afirma.

El Municipio de San Juan de la Maguana necesita con urgencia redefinir una agenda de desarrollo. El liderazgo empresarial, político y profesional local debe abocarse en ese sentido, en corto, mediano y largo plazo, pues pese a sus posibilidades intrínsecas, la baja en las plantaciones se debe al poco acceso a los préstamos que enfrentan los productores y si consiguen el financiamiento, este es inferior a las necesidades del sector, a lo que se suman las fuertes temperaturas y falta de apoyo de las autoridades.

Algo de historia

La provincia de San Juan de la Maguana lleva su nombre en honor a San Juan Bautista. Está ubicada en la región del valle, y limita con Bahoruco al sur al Este con la Vega y Santiago y Santiago Rodríguez y al norte Elías Piña.

Según el Censo de Población y Vivienda de 2010, el municipio tiene una población total de 232.333, de los cuales 122.550 eran hombres y 109.783 mujeres.

Comentarios

Quizas te pueda interesar