Última Actualización:
     
Opiniones

Adversidades no detienen crecimiento de la economía RD

domingo, 9 enero 2022 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Rafael Gómez, periodista dominicano radicado en Nueva York, Estados Unidos

El presidente Luis Abinader inició el año 2022 anunciando medidas económicas que impactarían de manera directa e indirecta en la sociedad dominicana.

Aún enfrentando las grandes adversidades que afectan las economías a nivel global, el Presidente hizo saber a la población dominicana que el país navega hacia puerto seguro, desafiando tormentas muy peligrosas para un novato capitán que transita por primera vez sobre turbulentas aguas oceánicas.

En su primera intervención pública del año el pasado 3 de este mes, Abinader dispuso mediante varios decretos nivelar a $10 mil pesos las pensiones civiles activas, favoreciendo con ello a 92,672 personas.

Estos beneficiados recibían durante muchos años un monto por debajo de esa cantidad, que no les alcanzaba ni siquiera para cubrir sus necesidades más perentorias.

Quizás para algunos no fue mucho, pero para los beneficiados fue un regalo de Dios realizado a través del Jefe del Estado, como expresara el reverendo Emilio López, presidente de la Asociación de Jubilados y Pensionados.

Una medida similar ya la había aplicado meses antes el presidente Abinader a los pensionados de la Policía Nacional, favoreciendo a 6,537 ex integrantes de esa institución.

Además, incluyó con el mismo monto de $10 mil pesos, la pensión a 4,133 ex trabajadores del desaparecido Instituto Dominicano de Seguros Sociales (IDSS).

Igualmente, otorgó la pensión a 484 hombres y mujeres que durante muchos años trabajaron en los ingenios azucareros en labores de corte y tiro de la caña de azúcar.

Fueron muchos los años de reclamos y protestas sin éxito que realizaron estos extrabajadores azucareros, buscando fueran pensionados en los gobiernos del Partido de la Liberación Dominicana (PLD), en las administraciones de los expresidentes Leonel Fernández y Danilo Medina.

Continuando con sus buenas nuevas, Abinader dio a conocer al día siguiente que su administración había logrado cubrir todos los compromisos de pago que tenía el Estado dominicano con instituciones locales y extranjeras.

Algo que nunca pudieron hacer los gobiernos del PLD en los últimos 16 años.

De acuerdo a lo expresado por Luis Abinader, no hay pagos atrasados que atormenten al Presidente, o que puedan entorpecer los planes de desarrollo que su administración tiene programado ejecutar en lo adelante.

Está claro que los ingresos por concepto de impuestos que en la actualidad llegan al Estado están siendo vigilados, protegidos y administrados con pulcritud y honestidad.

Es por ello por lo que el país disfruta hoy en día de una situación financiera cómoda para continuar, en ese tenor, amortizando en lo adelante los compromisos contraídos por la presente administración del Partido Revolucionario Moderno (PRM).

Es una garantía saber que los millones de pesos que aporta el pueblo a través de los impuestos, más los millones de dólares que aportamos con nuestras remesas los que vivimos en el exterior, están celosamente supervisados y manejados con transparencia.

Un mensaje alentador que genera un buen clima para la inversión extranjera, fortaleciendo con ello la creación de mayores ofertas de empleos formales post pandemia.

Es digno destacar que la mayor oferta de empleos hoy en día proviene del sector empresarial, una demostración de confianza de este sector, depositada en las actuales autoridades.

Y no solo eso, sino que el crecimiento económico del país ronda el 12%, y la inversión privada es de 95%.

Todo indica que las competencias desleales de funcionarios gubernamentales metidos a empresarios, y las trabas burocráticas, han pasado a un plano de muy bajo o ningún perfil en esta administración.

El cierre de las fuentes por donde se robaban descaradamente y con artimañas millones de pesos y dólares al Estado, sigue generando aumento en los depósitos del gobierno en el Banco Central, así como en el Banco de Reservas.

Como excelente empresario que es, el presidente Abinader ha inyectado la fórmula empresarial a la administración del Estado, sin que esta pierda su verdadero estatus como ente público.

Abinader ha logrado suprimir el gasto superfluo, manteniendo una celosa vigilancia permanente contra los que intentan cometer actos de corrupción en su administración.

Es casi seguro que la oposición, sin argumento hoy en dia, destacará como punto negativo los nuevos empréstitos realizados por el Estado dominicano en el 2021, y que superan la cifra de los 2 mil millones de dólares.

Está claro que cuando se protegen los ingresos del Estado para evitar la corrupción y la malversación de fondos, siempre habrá dinero para cubrir compromisos financieros, enfrentar situaciones de emergencias, desarrollar verdaderos planes sociales, de salud, y proyectos que beneficien a la población más necesitada.

El desabastecimiento de mercancías que ha originado la crisis de suministro marítimo y de transporte terrestre, y que provocó incrementos de precios en todos los renglones, afectó no solo la economía de República Dominicana. Ha sido un problema mundial.

El incremento de nuevos contagios de la pandemia del Covid-19 y sus variantes Delta y Ómicron, que igualmente continúan afectando los avances de las economías globales, no han sido motivos para detener los logros trascendentales anunciados por el presidente Abinader.

A pesar de los grandes obstáculos negativos que han azotado a la nación, el país avanza, generando confianza hasta en los más radicales opositores.

Comentarios

Quizas te pueda interesar