Última Actualización:
Internacional

Al menos 73 muertos y 140 de heridos tras atentado de ISIS-K en Kabul

viernes, 27 agosto 2021 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

La rama afgana del Estado Islámico (ISIS), que se autodenomina Estado de Khorasán (ISIS-K), se adjudicó los atentados suicidas registrados en el aeropuerto de Kabul, con al menos 60 muertos afganos y 13 militares estadounidenses fallecidos. Además, hay al menos 140 heridos civiles y otros 18 del servicio de EEUU. Los funcionarios advirtieron que el número de víctimas podría aumentar.

El doble ataque suicida ocurrió hoy después de días en los que los gobiernos de varios países habían alertado de la posibilidad de atentados en el aeropuerto, donde miles de personas trataban entre empujones de acceder a alguno de los vuelos de evacuación desde la toma de la capital afgana por los talibanes el pasado 15 de agosto.

Las explosiones ocurrieron a media tarde, y pronto se divulgaron en las redes sociales imágenes de decenas de cuerpos ensangrentados y mutilados en un canal con agua situado en la periferia del aeródromo, donde muchos civiles llevaban días intentando que las fuerzas de seguridad se apiadasen de ellos y les permitieran entrar.

“Más de 60 afganos murieron y otros 140 resultaron heridos”, aseguraron a EFE fuentes oficiales, que pidieron el anonimato. Además, apuntaron, la mayoría de los heridos que están recibiendo atención médica “se encuentran en estado crítico”, por lo que el número de fallecidos podría aumentar en las próximas horas.

De acuerdo con lo que había dicho el general de Estados Unidos, Kenneth F. Mckenzie, 12 militares estadounidenses murieron: 11 marines y un médico. Más tarde, el número subió a 13.

El general estadounidense, quien se encuentra en el aeropuerto de Kabul, dijo que investigan las circunstancias en las que ocurrió el ataque y aclaró que necesitan revisar físicamente a quienes entran al aeropuerto para evitar que ocurra un atentado en un avión.

Uno de los atentados habría ocurrido mientras un militar de EEUU revisaba en uno de los puestos de control a las personas que intentan entrar al aeropuerto.

McKenzie detalló que dos atacantes suicidas habían detonado explosivos cerca de Abbey Gate, la puerta principal de ingreso al aeropuerto de Kabul, y en el cercano Baron Hotel. Además, varios hombres armados del ISIS abrieron fuego contra civiles y fuerzas militares.

“Continuamos ejecutando nuestra misión número uno, que es sacar de Afganistán a la mayor cantidad de evacuados y ciudadanos”, dijo McKenzie. “EI ISIS no nos impedirá cumplir la misión”, aseguró.

Joe Biden, durante una conferencia desde la Casa Blanca declaró: “Para aquellos que llevaron a cabo este ataque, así como para cualquiera que desee daño a Estados Unidos, sepan esto: No perdonaremos. No olvidaremos. Te perseguiremos y te haremos pagar. Defenderemos nuestros intereses y nuestro pueblo con todas las medidas a nuestro alcance”.

Podemos confirmar que varios militares estadounidenses murieron en el complejo ataque de hoy contra el aeropuerto de Kabul” y que “varios otros están siendo tratados por heridas”, dijo el portavoz del Pentágono, John Kirby, en un comunicado, calificando el atentado de “ataque atroz”.

Una fuente oficial de salud afgana aseguró a la BBC que al menos 60 personas murieron y 140 heridos tras la explosión.

No obstante, el saldo de víctimas variaba en las primeras horas tras la explosión. Fuentes talibanas y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijeron que 13 personas habían muerto, incluidos niños, y 15 habían resultado heridas. La ONG italiana Emergency, que tiene un hospital en Kabul, dijo que estaba atendiendo a 30 pacientes heridos y que otros seis habían llegado muertos. Medios locales hablan de más de 100 víctimas entre muertos y heridos.

Los funcionarios estadounidenses “creen firmemente” que el grupo ISIS-Khorasan estuvo detrás de los ataques, dijo a Reuters una fuente familiarizada con las reuniones informativas del Congreso sobre Afganistán. Una segunda fuente del gobierno de EEUU familiarizada con las actividades de inteligencia dijo que, si bien Washington todavía está investigando, el ataque al aeropuerto tiene “todas las características” de un ataque de ISIS-K. Más tarde, la agrupación se adjudicó el atentado.

El portavoz del Pentágono, John Kirby, también confirmó las explosiones, diciendo que una estaba cerca de la entrada del aeropuerto y otra cerca de un hotel. El funcionario agregó que entre los heridos había estadounidenses.

Incluso después que el área fue atacada, otro funcionario dijo que los vuelos de evacuación continuaron despegando del aeropuerto de Kabul, que los gobiernos occidentales advirtieron anteriormente que era un objetivo.

Una de las explosiones se produjo entre una multitud de personas que esperaban para ingresar al aeropuerto, según Adam Khan, un afgano que estaba cerca. Dijo que varias personas parecían haber resultado muertas o heridas, incluidas algunas que perdieron partes del cuerpo.

Dos dramáticos videos difundidos por la agencia de noticias local Aśvaka mostraron a varios cuerpos desmembrados y amontonados en el lugar de la explosión, lo cual hizo temer que el saldo de víctimas puede ser muy elevado.

Otras imágenes mostraron a varias personas heridas mientras eran atendidas por los transeúntes y los socorristas.

La explosión se produjo horas después de que varios países instaran a las personas a evitar el aeropuerto, aduciendo la amenaza de un atentado suicida. Pero cuando faltan apenas unos días, o horas para algunas naciones, antes de que finalice el esfuerzo de evacuación, pocos parecieron escuchar la advertencia. Un diplomático occidental en Kabul dijo que las áreas fuera de las puertas del aeropuerto estaban “increíblemente abarrotadas”

Durante la última semana, el aeropuerto ha sido escenario de algunas de las imágenes más punzantes del caótico final de la guerra más larga de Estados Unidos y de la toma del poder de los talibanes, cuando un vuelo tras otro despegaba llevando a quienes temen un regreso al brutal gobierno de los militantes.

Algunos países ya han terminado sus evacuaciones y han comenzado a retirar a sus soldados y diplomáticos, lo que marca el comienzo del fin de uno de los puentes aéreos más grandes de la historia. Los talibanes se han comprometido a no atacar a las fuerzas occidentales durante la evacuación, pero insisten en que las tropas extranjeras deben salir antes de la fecha límite autoimpuesta por Estados Unidos del 31 de agosto.

De la noche a la mañana, surgieron advertencias de las capitales occidentales sobre una amenaza del afiliado grupo Estado Islámico de Afganistán, que probablemente ha visto sus filas aumentadas por la liberación de prisioneros de los talibanes durante su bombardeo en todo el país.

El ministro de las Fuerzas Armadas británicas, James Heappey, dijo a la BBC el jueves temprano que había “informes muy, muy creíbles de un ataque inminente” en el aeropuerto, posiblemente en “horas”. El primer ministro belga, Alexander De Croo, dijo que su país había recibido información de Estados Unidos y otros países sobre la “amenaza de ataques suicidas contra la masa de personas”. Tras el atentado,

El embajador interino de Estados Unidos en Kabul, Ross Wilson, dijo que la amenaza a la seguridad en el aeropuerto de Kabul durante la noche fue “claramente considerada como creíble, como inminente, como convincente”. Pero en una entrevista con ABC News, no dio detalles y no dijo si la amenaza persistía.

Un tiempo después, se informó de la explosión. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, despejó su agenda para centrarse en el seguimiento del ataque, dijo la Casa Blanca, al informar que se pospuso una reunión con el primer ministro de Israel y se canceló otro evento.

El miércoles por la noche, la embajada de Estados Unidos advirtió a los ciudadanos en tres puertas del aeropuerto que se fueran de inmediato debido a una amenaza de seguridad no especificada. Australia, Gran Bretaña y Nueva Zelanda también aconsejaron a sus ciudadanos el jueves que no fueran al aeropuerto, y el ministro de Relaciones Exteriores de Australia dijo que había una “muy alta amenaza de un ataque terrorista”.

Los talibanes condenaron las explosiones mortales en un área que dijeron que estaba bajo el control del ejército estadounidense.

Los extremistas sunitas del Estado Islámico han llevado a cabo una serie de ataques brutales en Afganistán, principalmente contra la minoría musulmana chiíta, incluido un asalto en 2020 a un hospital de maternidad en Kabul en el que mataron a mujeres y bebés.

Los talibanes han luchado contra los militantes del Estado Islámico en Afganistán. Pero los combatientes del EI probablemente fueron liberados de las cárceles junto con otros presos durante el rápido avance de los talibanes. Es posible que los extremistas se hayan apoderado de armas y equipos pesados abandonados por las tropas afganas.

Comentarios

Quizas te pueda interesar