Última Actualización:
Básquetbol

Lakers empatan con Phoenix, Nets y Dallas colocan series a su favor

miércoles, 26 mayo 2021 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

Los Lakers ya están aquí. Tras un primer partido en el que despertaron dudas, los chicos de Frank Vogel rindieron mucho mejor en el segundo, sobre todo gracias a Anthony Davis y LeBron James, para dominar en Arizona, vencer por 109-102 y poner el empate en la serie de primera ronda.

No fue un partido sencillo para los angelinos, pero sí muy diferente al primero. Aquel día, ya fuese por unos motivos u otros, los Suns fueron bastante mejores; tanto como para disfrutar de importantes ventajas en el electrónico. Anoche no ocurrió nada de eso. Los Lakes salieron con el piloto de urgencia encendido y durante el primer cuarto ya llegaron a ganar por 10 puntos. No rompieron el encuentro, pero marcaron el tono del mismo. Phoenix peleó, incluso puso el empate a 86 en el cuarto final, pero esta vez fueron los californianos los que dijeron la última palabra.

Realmente Anthony Davis ya avisó de esto. Al acabar el Game 1 aseguró que su rendimiento debía ser mucho mejor si querían ganar. Dicho y hecho. Anoche fueron 34 puntos, 10 rebotes, 7 asistencias y 3 tapones mientras se mostraba imparable para la defensa rival, cuyo único recurso fue enviarlo constantemente a la línea de tiros libres, donde hizo un 18 de 21. Si él estuvo bien, LeBron James no anduvo a la zaga. Con la firma de El Rey llegaron otros 23 puntos y 9 asistencias.

“Estos son dos de los cinco mejores jugadores de la NBA. Tenemos una fórmula en la que estos muchachos llevan una gran carga de nuestro juego, especialmente en el momento decisivo”, comenta Vogel, head coach de los californianos, sobre sus dos estrellas.

Paul, con problemas físicos

Una de las grandes preguntas de cara al encuentro era cómo estaría Chris Paul. La duda ha quedado despejada. El vetetano base fue titular, pero solo pudo aportar 6 puntos y 5 asistencias en 23 minutos por su lesión en el hombro derecho. Tan mal estaba que Monty Williams decidió enviarlo al banquillos en los últimos minutos del partido, pese a que los de Arizona seguían luchando por la victoria.

“Lo saqué de la pista. Lo miraba y veía la forma en la que tenía que sostener su brazo… Simplemente no podía verlo así. Estaba intentando crear jugar, luchó, es un guerrero. Todos sabemos eso”, explica el técnico.

Si los Suns se mantuvieron en la pelea por el triunfo fue porque tanto Devin Booker como DeAndre Ayton volvieron a hacer un muy buen partido. El escolta se marchó hasta los 31 puntos, mientras que el pívot volvió a firmar un doble-doble con 22 puntos y 10 rebotes.

Marc adelanta a Harrell

Fue sin duda el cambio más significativo de Vogel respecto al primer partido de la serie. El entrenador de los Lakers siguió confiando en la pareja interior formada por Davis y Andre Drummond de inicio, pero cuando llegó el momento de hacer cambios dejó fuera de la rotación Montrelz Harrell para dar hasta 20 minutos a Marc Gasol, quien no había jugado en el Game 1. El pívot español respondió a tal confianza con 6 puntos (dos triples), 2 rebotes y 2 asistencias.

Brooklyn repite victoria ante Boston sin despeinarse

Se preveía como una de las eliminatorias más desiguales, y así está siendo. Los Nets pusieron anoche el 2-0 ante Boston y lo hicieron con una superioridad insultante. Al final del primer cuarto vencían por 14 puntos y al descanso eran 24. Los Celtics no tuvieron opción ante el Big Three de Brooklyn hasta el 130-108 final.

Kyrie Irving, James Harden y Kevin Durant siguen campando a sus anchas, casi podríamos decir que a medio gas. Anoche se combinaron para un total de 61 puntos mientras ninguno llegaba a los 30 minutos en cancha. Les sobró con eso, sobre todo porque quienes les acompañan también son muy buenos jugadores. Ejemplo de ello es Joe Harris, quien se fue hasta los 25 puntos (7 de 10 en triples) para verse únicamente superado en anotación por KD. Los Nets, por ahora, lo hacen todo muy fácil.

“Diferentes partidos significa que destacarán diferentes muchachos. Esta noche fue Joe, el próximo partido, en el tercero, podría ser otro. Así que estamos todos centrados en ello, todos estamos en la misma página y estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario para ganar”, comenta Harden, autor de 20 puntos, 7 asistencias y 5 rebotes.

Boston tiene muchos problemas. El equipo no ha funcionado durante toda la temporada, y ahora se ven ante quizás el mejor equipo y sin poder contar con Jaylen Brown. Pese a ello, en el Game 1 lucharon. En el de ayer no ocurrió igual. Brad Stevens espera más de los suyos. “Tenemos que ser mucho mejores. Ellos mostraron lo que pueden hacer porque son realmente buenos, pero me decepcionó cómo jugamos a diferencia de la otra noche”.

Lo cierto es que se ven pocas salidas para los verdes. Marcus Smart fue el máximo anotador del equipo con 19 puntos y Kemba Walker le secundó con 17. Jayson Tatum se quedó en 9 tantos al tener que abandonar el partido tras disputar 21 minutos por un problema en el ojo derecho. Hasta entonces llevaba un 3 de 12 en tiros; es decir, no estaba teniendo un gran desempeño sobre la pista. Kemba espera que repasar el partido en vídeo les dé oportunidades para ser mejores en el tercer partido, ya en Boston.

“Sé que a nivel personal dejé pasar muchos pases que podría haber hecho para ayudar al equipo. Es algo en lo que definitivamente me gustaría ser mejor. Básicamente todos tenemos que ser mejores”, sentencia.

Irving en Boston
El tercer partido de la serie supondrá la primera vez que Kyrie Irving juegue con aficionados en la cancha en Boston desde que se marchase en 2019. El base sabe que el recibimiento puede ser duro, pero espera que todo se desenvuelva en un clima de respeto.

Dallas vence de nuevo y deja a los Clippers contra las cuerdas

Cómo están los Mavericks. Todos sabíamos que su eliminatoria con los Clippers podría estar interesante –ya fue así en la burbuja de Orlando–, pero de ahí a pensar que se pondrían 2-0 arriba tras dos partidos en el Staples Center… hay una gran diferencia.

La realidad nos ha golpeado; bueno, más bien a los angelinos. Con un juego dirigido en todo momento por Luka Doncic –esta noche han sido 39 puntos, 7 rebotes y 7 asistencias– los de Texas han certificado que no están en playoffs para hacer de figurantes, sino para protagonizar una carrera de playoffs sin parada prevista.

Después de ganar en el primer partido, con autoridad, se podía esperar una vehemente respuesta de los Clippers, pero los de Rick Carlisle se encargaron rápidamente de echar por tierra tal posibilidad. Acabaron el primer cuarto por delante, durante el segundo mantuvieron la igualdad, y ya en el tercero empezaron a marcar diferencias. Estos Mavs han madurado, tanto como para saber manejar esos minutos finales que antes tanto le pesaban. Anoche, cuando los Clippers llegaron a ponerse a cuatro puntos a falta de poco más de un minuto, Tim Hardaway Jr. clavó un triple decisivo. Después, cuando le toco el turno desde la personal a Josh Richardson, este tampoco falló. Y todo ello con Dirk Nowitzki observando desde las gradas hasta el 121-127 final.

“Hasta este momento hemos estado muy concentrados y jugando con mucha determinación. Solo tenemos que asegurarnos de continuar en esa línea. El desafío siempre es, cuando ganas uno o dos partidos en una serie de playoffs, cómo asimilar esa momento de la naturaleza humana en el que llegan decepciones”, comenta Carlisle.

La preocupación de los Mavs es acabar el trabajo, pero por ahora las cosas no pueden ir mejor para ellos. Tim Hardaway Jr. logró hasta 28 puntos con seis triples, Kristaps Porzingis aportó 20 puntos, 4 rebotes, 3 robos y 2 tapones. En total el equipo lanzó un 52,9% desde la línea de tres puntos (18 de 34). Y si a eso le sumas que Luka Doncic es el primer jugador de la historia de los playoffs que logra al menos 250 puntos, 70 rebotes y 70 asistencias en sus primeros ocho partidos… pues apaga y vámonos.

En el bando de los Clippers quieren mantener la calma. Saben que yendo 2-0 abajo, y más con esas dos derrotas como local, la situación dista mucho de ser ideal. Sin embargo, entienden que dar la vuelta a la situación depende de no caer en la desesperación y seguir trabajando. “No estoy preocupado. Ganaron dos partidos en nuestra casa y ahora tenemos que devolver el favor”, expresa Tyronn Lue.

Claro está que el debe trasladar confianza a sus chicos, pero si no ganas con 41 puntos de Kawhi Leonard y 28 puntos y 12 rebotes de Paul George, está claro que hay problemas. El alero cree que deben dar un golpe sobre la mesa tras este segunda derrota inesperada. “Estoy bastante seguro de que todos esperaban que ganáramos este partido. Están jugando libres y con confianza y creo que somos nosotros los que les estamos dando demasiada confianza. Depende de nosotros acabar con eso”. Leonard por su parte cree que deben apretar en defensa. “Simplemente tengo que mantener la concentración. Tenemos que jugar centrándonos en la defensa. Hay demasiadas canastas fáciles para Dallas”.

Comentarios

Quizas te pueda interesar