Última Actualización:
Opiniones

Inmerecida campaña sucia contra Díaz Morfa

domingo, 16 mayo 2021 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Rafael Gómez, periodista dominicano radicado en Nueva York, Estados Unidos

Durante la última semana, las redes sociales están haciendo circular una información a todas luces falsa en contra del actual ministro de Defensa, teniente general Carlos Luciano Diaz Morfa.

La información de marras, que se riega como pólvora entre decenas de comentaristas y supuestos analistas políticos e internautas, señala que el ministro de Defensa se niega a dar de baja al mayor general Adán Cáceres Silvestre luego de ser enviado por una orden judicial a la cárcel de Najayo, San Cristobal, a cumplir 18 meses de prisión preventiva.

Cáceres Silvestre fue apresado y acusado por el Ministerio Público de liderar un entramado societario, policial, militar y religioso para estafar al estado dominicano con la distracción de fondos, lavado de activos y falsificación de documentos, entre otros delitos.

En abril pasado, bajo el nombre de Operación Coral, el Ministerio Público llevó a cabo 27 allanamientos en las propiedades del exjefe del Cuerpo de Ayudantes Militares de la Presidencia, Adán Cáceres; la pastora Rossy Guzmán, el teniente coronel de la Policía Rafael Núñez de Aza, el sargento Alejandro Montero Cruz, el mayor del Ejercito Raúl A. Girón Jiménez, y el cabo de la Policía Nacional Tanner A. Flete Guzmán, hijo de la pastora.

Los internautas divulgan, además, que el ministro de Defensa contactó al presidente de la Cámara de Diputados Alfredo Pacheco, en interés de que supuestamente modifique el Código Penal para que los militares sean juzgados por una junta militar y no por la justicia ordinaria, como ha ocurrido, imputaciones totalmente fuera de lógica y de procedimiento.

Una fuente de entero crédito consultada desde Nueva York, y muy cercana al teniente general Diaz Morfa, un tanto enfadado por los comentarios, aseguró que la información es totalmente falsa y que forma parte de una campaña negativa contra el ministro de las Fuerzas Armadas, y para hacerle daño a su gestión.

Quienes conocen la formación y trayectoria militar de Díaz Morfa saben que esas imputaciones son únicamente para “bombardear” sus ejecutorias al frente del Ministerio de Defensa.

Todos saben que Diaz Morfa es un protegido del expresidente Hipólito Mejía, quien en el período de gobierno 2000-2004 lo designó a través del decreto 627-02 como Jefe de Estado Mayor del Ejército Nacional, cargo en el cual solo duró seis meses para luego ocupar la posición de jefe del Cuerpo de Ayudantes Militares.

Antes de llegar a la dirección del Ministerio de Defensa, Diaz Morfa se desempeñaba como jefe de la seguridad personal del expresidente Mejía por espacio de más de 15 años.

El presidente Luis Abinader, independientemente de la recomendación que le hiciera su compañero de partido Hipólito Mejía, reconociendo su pulcritud, seriedad y su hoja de formación académica militar, lo designó al frente del Ministerio de Defensa, obviando el interés de otros altos oficiales interesados en ese importante mando jerárquico de las Fuerzas Armadas.

Los dominicanos dentro y fuera del país siguen con mucho interés los acontecimientos judiciales que lleva a cabo la Procuraduría General de la República en contra de los delitos de corrupción.

La Operación Antipulpo, Operación Caracol y la Operación Coral son los hechos noticiosos más escandalosos dados a conocer a la opinión pública por el Ministerio Público, asegurando con sus persecuciones de que habrá castigo contra los corruptos y que no habrá impunidad contra los desfalcadores de los fondos del Estado en República Dominicana.

Desde su llegada al cargo, Díaz Morfa ha introducido una serie de cambios dentro de la institución, recomendando al Poder Ejecutivo promociones de rangos, pensiones y retiros acorde con las reglas y estatutos establecidas para las tres instituciones que componen dicho Ministerio de Defensa como son el Ejército, Fuerza Aérea y la Armada, así como cambios en el personal militar administrativo.

Las recomendaciones de ascensos de rangos y retiros por diversas causas crean alegría en los promovidos y disgusto en los retirados, que se niegan a aceptar estar fuera de la vida activa militar.

 

 

 

 

Comentarios

Quizas te pueda interesar