Última Actualización:
Economia

Consumismo en Navidad se resiste a ser embestido por el coronavirus

miércoles, 23 diciembre 2020 - Comentarios
AME5663. CARACAS (VENEZUELA), 31/07/2020.- Vista de un pasillo del supermercado iraní Megasis este viernes, en Caracas (Venezuela). Irán inauguró el jueves un enorme supermercado en Venezuela como parte de su cada vez más estrecha relación con el país caribeño y en un claro gesto de desafío de ambas naciones a Estados Unidos, con el que tienen serias diferencias ideológicas. EFE/ Rayner Peña R.Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

La pandemia ha transformado todas las normas, en muchos sentidos de manera nefasta. Actividades cotidianas que considerábamos infalibles han cambiado de forma radical, y las que todavía están permitidas operan bajo la nueva normativa.

La economía se ha visto seriamente afectada, ciertos negocios se han visto obligados a cerrar sus puertas, mientras que otros aguantan la respiración previendo el momento que puedan resumir actividades normales.

A pesar de ello, hay normas, o mejor dicho tradiciones, que han demostrado ser imbatibles. Este es el caso de la Navidad.

El reporte de Deloitte, Compras de Navidad 2020, demuestra que esta costumbre resiste hasta la pandemia.

Este estudio se aplicó a 1,500 personas en paridad de género, en México, Argentina, Colombia, Perú y Costa Rica. Se realizó durante la última semana de Noviembre y la primera de Diciembre 2020.

Esta encuesta de consumidores demuestra los cambios microeconómicos que ha causado la pandemia en comparación con un año atrás.

En el 2019, 55% de los participantes pensaban que su situación económica estaba peor que el año anterior, mientras que la encuesta del 2020 demuestra que este año, el 67% de las personas tienen la misma noción.

Inversamente, en el 2019, 30% de los participantes consideraban que su situación económica estaba mejor que el año pasado, frente a 17% en 2020.

A pesar de la pandemia y sus efectos económicos, el 65% de los encuestados confirman que habían realizado o realizarán compras navideñas.

No obstante, 25% de las personas respondieron que no harían compras navideñas, comúnmente en carencia de los recursos económicos necesarios para ello. Otras respuestas incluyen, pero no se limitan a, falta de trabajo, preferir ahorrar, no celebrar la navidad, el aumento de precios, deudas, evitar contagios, gastos por enfermedad y cierre de negocios.

En Argentina, Colombia y México, vemos mayor inquietud en torno a la economía, mientras que en Costa Rica y Perú la inseguridad laboral predomina.

Por igual, han cambiado las prioridades en la época navideña. Anteriormente, la cena de Navidad era la opción favorita del 30% de los encuestados. En 2020, el 31% de ellos citan comprar regalos como la prioridad.

Independientemente de la intención de comprar regalos, 53% de los entrevistados afirman que gastarán menos que el año anterior. Del mismo modo, ha cambiado la forma en el cual las personas realizan dichas compras.

Un 19% de las personas encuestadas respondieron que es más probable que realicen sus compras por medio de plataformas en línea. Aquellos que optan por tiendas físicas, tienen nuevas expectativas, en su mayor parte, disponibilidad inmediata y medidas de seguridad y desinfección. Aun así, el 93% avalan haber investigado o que investigaran en internet antes de realizar su compra.

Cuando se les preguntó cuál es el motivo más importante para comprar en línea en lugar de ir a una tienda física, el 39% de los entrevistados respondieron “evitar posibles contagios por COVID-19”. A raíz de esto, el 46% de las personas aumentaron la cantidad de compras que realizan en línea, en comparación con el año anterior.

Un número significativo de encuestados enfatizaron no querer regresar a tiendas físicas hasta disponer de una vacuna en contra del COVID-19. La mitad de los participantes tantean una cláusula contingente para retornar a las tiendas físicas, contar con seguridad laboral y un salario competitivo.

La pandemia ha revolucionado la forma en que nos manejamos al día a día, al igual que nuestras prioridades. Los efectos de la pandemia en las compras de navidad son un testamento de ello.

Comentarios

Quizas te pueda interesar