Última Actualización:
Básquetbol

Lakers no dan opción a Portland y ponen serie 1-1; Houston, Bucks y Miami ganan

viernes, 21 agosto 2020 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

Se esperaba una reacción de Los Ángeles Lakers tras perder el primer partido de la eliminatoria, y así fue. Con una defensa asfixiante que dejó incluso a Damian Lillard por debajo de los 20 puntos (18), los angelinos fueron cimentando una victoria que tuvo en Anthony Davis a su estilete ofensivo. Tras un Game 1 en el que no rindió a gran nivel, el interior de los Lakers se fue hasta los 31 puntos y 11 rebotes para liderar a los suyos a un cómodo triunfo por 111-88.

Con el trabajo hecho, los californianos respiraron tranquilos al poner el 1-1. “Obviamente, este era un partido importante para nosotros. Tenemos un gran respeto por ellos. Vamos a tener que luchar como lo hicimos esta noche en todos los partidos de esta serie para pasar”, comentaba Frank Vogel, entrenador jefe de los Lakers.

La gran noticia para los angelinos es que la victoria llegó sin necesitar una actuación estelar de LeBron James. A diferencia del fantástico triple-doble que logró en el Game 1, en esta ocasión El Rey se quedó en unos discretos guarismos de 10 puntos, 6 rebotes y 7 asistencias. Ante su discreto partido (disputó solo 27 minutos) el segundo máximo anotador de los Lakers fue Kentavious Caldwell-Pope con 16 puntos (4 de 6 en triples).

La noche de Lillard no solo fue mala por sus problemas de cara a canasta, sino porque incluso se dislocó el dedo índice de su mano izquierda en el tercer cuarto. Las radiografías dieron resultado negativo, pero ello no impide que el base se sienta dolorido. “Me duele. Está un poco sensible al tacto. Se me dislocó. Me siento dolorido y está un poco hinchado. Es incómodo”, comenta sobre un percance que según su técnico, Terry Stotts, lo convierte automáticamente en duda para el tercer encuentro ante Lakers.

Houston pone el 2-0 ante OKC

Quién iba a decirlo hace meses. Houston Rockets está ganando partidos en playoffs –lo esperado– pero no lo era tanto que lo hiciese a través de su defensa. Y así está siendo. Aunque a veces los tiros no terminen de entrar, la franquicia de Texas aprieta atrás para poner las cosas bien difíciles a su rival. Ayer, en un gran esfuerzo colectivo, dejaron a los Thunder en solo 39 puntos tras el descanso para terminar ganando 111-98.

James Harden no tuvo su mejor noche, pero no hizo falta. La Barba concluyó con 21 puntos y 9 asistencias pero convirtiendo únicamente 2 de los 11 triples que intentó. No por ello se fue menos satisfecho del parqué. “Jugamos bien. No lanzamos el balón particularmente bien esta noche. Pero creo que en el lado defensivo, especialmente en la segunda mitad, hicimos un trabajo increíble preparándonos para contrarrestar su juego y corregir los problemas que tuvimos en ese aspecto en el primer tiempo”.

Al igual que en el primer partido de la serie, los Rockets no contaron con Russell Westbrooks (aún recuperándose de su lesión) pero sí que contaron con la colaboración de hasta otros seis jugadores superando la decena de puntos. Ese acierto colectivo propició que en los 12 últimos minutos se despegasen sin dar opción a Oklahoma City.

Si Houston fue de menos a más, a los Thunder les ocurrió todo lo contrario. Tras ser capaces de llegar al descanso por delante (59-53) en la segunda mitad dieron la sensación de haberse quedado sin gasolina. Justo de ello se lamentó Billy Donovan al concluir el partido. “No sé si fue que nos quedamos estancados o perdimos ritmo, sea lo que sea, en la segunda mitad no fuimos capaces de jugar con la misma fuerza que en en la primera”.

Milwaukee reacciona

Milwaukee Bucks frenó anoche la rebelión de Orlando Magic. Con un Giannis Antetokounmpo de nuevo a un nivel impresionante (28 puntos y 20 rebotes) los de Wisconsin dominaron el partido en todo momento para concluirlo con un 111-96 que les sirve para poner el 1-1 en la serie.

¿Qué cambiaron respecto al Game 1? La defensa. En la primera noche de playoffs recibieron 122 puntos, cantidad que anoche redujeron hasta los 98. Al concluir el encuentro, Antetokounmpo aseguró que Mike Budenholzer les había dicho que si querían ser campeones todo debía empezar por ser mucho más duros a la hora de cerrar el aro propio.

“Nos dijo que si queremos ganar, llegar lejos y ser nosotros mismos, tenemos que jugar centrados en la defensa; eso fue algo que no hicimos en el primer partido. Creo que todo el mundo se lo tomó como algo personal. A nadie le gustó lo que ocurrió el otro día. Nadie quiere oír que no está jugando lo suficientemente duro, así que creo que todo el equipo salió mentalizado para jugar más duro. Todo el mundo lo hizo así”, explica el griego, quien estuvo bien acompañado por los 20 puntos de Brook Lopez y los 15 de Pat Connaughton desde el banquillo (cinco triples).

Heat se impone

Mientras las miradas se desplazan progresivamente entre Los Angeles, Milwaukee y Toronto, existe un equipo que no está recibiendo la atención que se merece. Los Heat han vuelto a vencer (109-100) a Indiana para demostrar una vez más que han viajado a Orlando a dar mucha guerra. Y que no se van amilanar esté quien esté delante.

La franquicia de Florida presenta una de las plantillas más profundas, sólidas y versátiles de la Conferencia Este. Una rotación de nueve hombres liderada por dos veteranos con experiencia como Jimmy Butler y Goran Dragic. Ambos, a su vez, están rodeados de jóvenes con mucho talento y hambre de éxitos. Adebayo ha confirmado su candidatura al Jugador Más Mejorado, mientras que Tyler Herro y Duncan Robinson conforman una pareja muy peligrosa.

El propio Robinson ha sido el gran protagonista del segundo duelo de la eliminatoria. Jimmy Butler no se preocupó por el discreto primer partido de playoffs de la joven promesa de Maine. A pesar de lograr el triunfo exigió un ejercicio de autocrítica. Butler asumió parte de la culpa por las limitaciones que sufrió el joven jugador durante el partido del martes ante Indiana Pacers. Butler insistió en que tanto sus compañeros como él necesitaban hacer un esfuerzo extra para favorecer mejores posiciones de tiro. Al final y al cabo, Robinson es el mejor tirador puro que dispone el roster y sus puntos son garantía de éxito.

En la primera posición del Game 2, Butler facilitó un triple desde más de nueve metros a su compañero. En su segunda posesión, Robinson conectó otro triple tras superar como una serpiente un bloqueo amigo. La tercera vez que tocó la pelota finalizó con un rebote ofensivo y otro acierto exterior tras segunda oportunidad. En menos de dos minutos, el alero mejoró su actuación en su debut en los playoffs y los Heat descubrieron la fórmula que los llevó a vencer a unos Pacers a remolque. Los de Nate McMillan han echado de menos a Domantas Sabonis. Principalmente ahora que los de Erik Spoelstra han hallado el antídoto para neutralizar a T.J. Warren (14 puntos).

Comentarios

Quizas te pueda interesar