Última Actualización:
Economia

Los terribles efectos económicos del COVID-19

lunes, 15 junio 2020 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

En medio del escalofriante seísmo que ha azotado -sin visos de terminar en el corto o medio plazo- a los mercados mundiales, parece que China empieza a remontar el vuelo gracias a haber sido la primera en lograr controlar la crisis pandémica.

A pesar de que ciertas señales parecen indicar que China se encuentra en vías de recuperación y de vuelta a la normalidad económica –apelando incluso a viejas fórmulas-, por ejemplo, las cifras reflejan un aumento en la venta de viviendas -el mercado inmobiliario había disminuido notablemente al comienzo del brote, pero la recuperación ha sido constante desde abril y a finales de mayo el crecimiento interanual de este sector era del 40 por ciento-.

No obstante, y dado que la recuperación será lenta y complicada, el Gobierno ha renunciado a fijar un objetivo para el PIB este 2020. Durante el primer trimestre la caída fue del 6,8 por ciento.

EEUU: uno de los más golpeados en contagios y muertes

El epicentro del COVID-19 pasó durante el primer trimestre de 2020 de China a Europa Occidental y de ahí a EEUU y el resto de América. La expansión del virus sacudió los mercados con fuerza provocando una caída a mediados de marzo del Dow Jones del 12,9%, elevados niveles de volatilidad y una nueva caída del índice S&P 500, aunque con altibajos ya han recuperado valores cercanos a los pre pandémicos.

La incertidumbre no le gusta a los mercados y las divisas han dado muestra de ello en los últimos meses, con ejemplos como las tentativas del euro acercándose a la paridad con el dólar, o la depreciación de muchas monedas hispanoamericanas también en relación a este, como pudieron comprobar traders y proveedores de servicios de trading de Forex como Plus500 entre otros en sus plataformas.

Tenemos el caos servido si a una situación de incertidumbre como la causada por el coronavirus le sumamos el riesgo inherente que el trading de Forex, o de cualquier instrumento financiero, ya de por sí supone para el capital del trader, ya que en este tipo de operaciones se utiliza apalancamiento, que sirve para operar con bastante más capital del que en verdad nos es propio para tratar de obtener mayores beneficios. Es decir, estaríamos endeudándonos para operar, lo que puede llevarnos a sumar grandes pérdidas que finiquiten rápidamente nuestro depósito en la cuenta del bróker online, o incluso a acabar debiéndole dinero -las deudas serán posibles si nuestro bróker no específica que protege nuestra cuenta frente a saldos negativos-.

El oro sigue siendo un activo refugio muy demandado, así como el Yen y el dólar -a pesar de que ambas han sufrido estas últimas semanas frente a la moneda de la eurozona-, pero en esta situación y para tratar de calmar los mercados se han venido adoptados paquetes de medidas de rescate en EEUU -como ya hizo el BCE en la UE- hasta alcanzar un monto total de dos billones de dólares. Y es que unos diez millones de ciudadanos estadounidenses habrían perdido sus puestos de trabajo -parte se ha recuperado con la relajación de las medidas anti-COVID-19, aumentando el paro a niveles desconocidos para un mercado laboral de alta movilidad como el estadounidense, por lo que con estas medidas se busca reactivar el consumo dando dinero directamente a los ciudadanos.

Las medidas incluyeron además préstamos a pequeñas empresas, ampliaciones de los seguros de desempleo o refuerzos al sistema sanitario.

Pero ¿en qué situación se encuentran los países de Latinoamérica y aquellos menos desarrollados donde los recursos están mucho más limitados?

Aunque en Latinoamérica no se tomaron medidas tan restrictivas como en China o en Europa en un principio, según la tozuda realidad se imponía los gobiernos endurecían las restricciones con el fin de evitar los contagios para así minimizar las desastrosas consecuencias que la saturación de la sanidad conlleva.

La exportación de bienes y servicios de los países latinoamericanos se ha visto muy afectada por la pandemia, y su dependencia de los precios de las materias primas junto con el bloqueo del comercio internacional han empeorado la situación. El gran volumen de comercio de estos países con China ha provocado depreciaciones de varias monedas latinoamericanas con respecto al dólar. De igual manera, la batalla de producción y precios de crudo entre Rusia y Arabia Saudí ha supuesto un problema añadido, ya que precios demasiado bajos hacen inviables un número no pequeño de explotaciones petrolíferas.

En el momento actual, el descubrimiento de la vacuna que consiga hacer frente al coronavirus parece ser la única posibilidad para restaurar las antiguas posiciones en los mercados, aunque algunas voces anuncian un antes y un después de la aparición del COVID-19.

Comentarios

Quizas te pueda interesar