Última Actualización:
Opiniones

RD supera Centro América y Antillas Mayores en casos de Covid-19

domingo, 17 mayo 2020 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Rafael Gómez, periodista dominicano residente en Nueva York, Estados Unidos

A casi 3 meses de haberse detectado el primer caso positivo en un turista Italiano en la región Este del país, la República Dominicana supera comparativamente en infectados y muertes por coronavirus a los 6 países que componen la región de Centro América y Antillas Mayores.

Según Worldometer, compañía independiente con sede en los EEUU proveedora de estadísticas globales sobre Covid-19, y que coinciden con los informes suministrados por el gobierno dominicano, indican que la nación caribeña sobre pasa en infectados y muertes a Panamá, Honduras, Guatemala, El Salvador, Costa Rica, Nicaragua, Puerto Rico y Cuba.

Al 16 de Mayo en curso, el número de dominicanos positivos al coronavirus ascendió a 12,110 y un total de 428 muertos, según reportes oficiales.

En ese orden, el país supera a Cuba que ha reportado 1,840 casos positivos y 79 fallecidos al igual que a Puerto Rico que ya tiene 2,589 y 122 muertos.

Panamá, con 9,268 casos positivos y 266 muertes, lidera la región de Centro América pero está por debajo de República Dominicana.

De los 19 países hispanohablantes que componen las regiones Norte, Centro, Sur América y el Caribe, República Dominicana ocupa el sexto lugar en contagio y el quinto en número de muertos por Coronavirus, según reportes.

México, en Norteamérica, es el líder hispano de la región con 45,032 enfermos y 4,767 muertos por Covid-19.

En Sur América, Perú es el número uno en la región con 84,495 enfermos y 2,392 fallecidos, y le siguen por orden de casos registrados Chile, Ecuador, Colombia, Argentina, Bolivia, Paraguay, Uruguay y Venezuela con un balance colectivo de 182,726 infectados y 6,486 muertos.

El Caribe hispanohablante o Antillas mayores como República Dominicana, Puerto Rico y Cuba, tienen en conjunto al 16 de Mayo un total de 16,168 infectados y 625 fallecidos.

Recientemente, el gobierno de República Dominicana que encabeza el presidente Danilo Medina, logró extender por tercera vez consecutiva el período de emergencia nacional por el continuo avance de la pandemia en este país caribeño.

Busca con su nueva extensión, continuar su plan de contención de la propagación del coronavirus aplicando medidas de control social y económico en un país cargado de pobreza y alto incremento de economía informal.

Los protocolos de protección recomendados en casi todas las naciones del mundo para evitar la infestación de la pandemia son los mismos: el distanciamiento social, cuarentena y/o aislamiento, el uso de mascarillas, guantes y el lavado de las manos constantemente.

Si esos protocolos de prevención no han sido fáciles de aplicar en su totalidad poblacional en países desarrollados con sociedades organizadas y alto desarrollo educativo, es muy difícil de lograr en naciones subdesarrolladas con marcadas debilidades en sus estructuras sociales, educativas, económicas y con alto número de pobreza.

La dejadez de una buena parte de la población en cumplir dichas recomendaciones pareciera que esa gran parte de dominicanos interpretaron a su favor las opiniones del presidente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros A. Ghebreyesus el pasado el 16 de Abril.

En una conferencia de prensa, el director de la OMS declaró que “quedarse en casa es dañino para los países más pobres”, y que “el distanciamiento físico es casi imposible de aplicar ya que la mayor parte de la economía depende del comercio informal”.

Otro informe recientemente dado a conocer en Ginebra por la OMS indica que en materia de esperanza de vida en Latinoamérica, República Dominicana está entre los países con menor posibilidad en ese sentido.

“En Latinoamérica, encabeza las estadísticas Costa Rica (79,6 años); Cuba (79) y Panamá 78. Mientras que los países con menor esperanza de vida en la región son Bolivia (71,5 años), Guatemala (73,2) y Republica Dominicana (73,5)”, según la OMS.

La actitud asumida por una minoría poblacional de ignorar las directrices del gobierno para evitar el contagio del coronavirus es temeraria e improcedente, con marcado irrespeto a la autoridad y un desafío a las consecuencias mortales que produce la enfermedad al destruir el sistema respiratorio de los infectados.

El gobierno debe centrar sus esfuerzos en continuar la aplicación en todo el país las pruebas de detección de la enfermedad, de manera obligatoria si es necesario, ya que es el único recurso efectivo para saber con precisión cuando debería de bajar la curva de infección.

De continuar el aumento de enfermos y muertos y persistir la negatividad y la violación de las disposiciones del Poder Ejecutivo para contrarrestar la expansión de la pandemia del coronavirus, el gobierno debería aplicar el método de la “inmunidad colectiva” permitiendo que cada quien escoja la forma de protección que más le convenga.

Con ella libera los sectores económicos y productivos paralizados por las medidas de cuarentena, salvando con ello la economía del país sin olvidar su responsabilidad de facilitar a la población de forma masiva y gratuita la entrega de materiales de protección e higienización, cubriendo los costos hospitalarios que genere la llegada masiva de pacientes infectados por coronavirus.

Comentarios

Quizas te pueda interesar