Última Actualización:
Opiniones

La terrible decisión de la doctora Breen

domingo, 3 mayo 2020 - Comentarios
Rafael Gómez, colaborador hechos.com.doCompartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

Justo cuando las noticias informaban que los Estados Unidos superaban el millón de personas infectadas, y cuando pasaban de 57 mil los muertos por el Coronavirus, una tragedia más se sumaba en la ciudad de Nueva York impactando tristemente en toda la nación.

La  doctora Lorna M. Breen, de 49 años, directora del Departamento de Emergencias del New York-Presbyterian Allen Hospital, en Manhattan, se había suicidado. Informes preliminares dan cuenta que no soportó ver morir a tantas personas por causa del Coronavirus.

Como directora de la unidad de emergencias del prestigioso hospital, Breen tuvo que enfrentar junto a sus colegas y enfermeros la llegada masiva de pacientes infectados por el mortal virus.

Siendo el hospital Presbiteriano uno de los centros de salud de mayor prestigio del Estado de Nueva York, su capacidad de respuesta ante la emergencia médica surgida llegaba al colapso por la falta de suficientes respiradores artificiales para enfrentar las dificultades respiratorias de cientos pacientes que llegaban cada hora.

La pandemia del Coronavirus destapó como primera vergüenza nacional que los hospitales y otros centros de salud de Estados Unidos no estaban preparados para enfrentar una emergencia pandémica como la actual, con insuficiencia de respiradores, camas, mascarillas, pruebas de detección de la enfermedad, protectores de inmunidad y de desinfección.

Cuando los chinos alertaron públicamente sobre la propagación masiva del Covid-19 en su territorio, la Organización Mundial de la Salud (OMS) aseguró haber advertido a los gobiernos del mundo sobre la existencia y expansión de la enfermedad.

Los organismos de seguridad norteamericanos que venían dando seguimiento al virus que se originó en China, afirman haber alertado al presidente Donald Trump del desarrollo masivo del Covid-19.

Mostrando incredulidad, Trump fue vacilante en sus medidas preventivas, permitiendo la vulnerabilidad de la seguridad sanitaria de los norteamericanos.

Su reacción de enfrentar la pandemia solo fue posible cuando los hospitales de EEUU, en especial los de Nueva York, colapsaban por la masiva llegada de enfermos con síndrome respiratorio agudo.

Veteranos y especialistas de la salud veían morir sus pacientes sin poder hacer más de lo que estaba a su capacidad profesional.

Directores de hospitales y departamentos de emergencias reclamaron de urgencia a los gobernantes locales de sus respectivas demarcaciones el suministro de mayores equipos médicos de supervivencia, indispensables para enfrentar la caótica situación.

Médicos, paramédicos y enfermeras son seres humanos dotados de una frialdad que trasciende la debilidad, despojados de todo sentimiento humano que les afecte para poder enfrentar situaciones impactantes soportando momentos de angustia y pena.

Por su condición de humanos, su vínculo diario médico-paciente rompe su inquebrantable insensibilidad profesional que debe mantener frente a todo paciente interno, sin importar su condición de salud.

Pero la solidaridad se impone, penetra inevitablemente. Mientras el paciente grita de dolor y sufrimiento en su afán de vida, el médico llora en privado y en silencio ante la desgracia ajena.

Por eso aplaude, por eso celebra con orgullo el salvamento de un moribundo. Pero, igualmente se entristece y se acongoja por haber perdido la batalla ante la muerte de su internado.

Al enfrentar la pandemia, miles de profesionales de la salud no solo se han infectado, sino que cientos de ellos han muerto por la misma causa a nivel mundial junto a los pacientes a los cuales les habían prometido salvar.

Ver morir un enfermo es triste, pero ver morir cientos cada día es insoportablemente horroroso. Por más temple y fuertes que sean los principios y juramentos hipocráticos, la impotencia y la tristeza se unen para debilitar el espíritu de quienes están llamados a no doblegarse.

La doctora Lorna Breen, como jefa de una unidad de emergencias, intentó hacer su trabajo con los recursos disponibles laborando hasta 18 horas corridas y no pudo. No tenía antecedentes de salud mental, ni problemas económicos ni familiares que le agobiaran o le perturbaran.

Enfrentó el contagio del Coronavirus con la misma valentía con que luchaba para salvar a los infectados que a diario atendía. Se le vio sonreír y aplaudir al recuperar a pacientes moribundos.

En un acto de impotencia y sumergida en el dolor ajeno, sorprendió al mundo dejando la incógnita de cómo un salvador de vidas humanas fue capaz de renegar la suya entregándosela a la muerte.

El suicidio no es una opción médica. Es una debilidad, negación a la vida por una causa mayormente justificada y prevalece cuando existen circunstancias de índole financiera, trastornos mentales, alcoholismo, depresiones, relaciones interpersonales o abuso de sustancias alucinógenas.

Qué otra causa podría haber incidido en esta veterana profesional de salud con temple de acero?

El anuncio de Donald Trump a principios de abril, vaticinando que “vendrían días muy tristes y dolorosos para los EEUU” era el presagio de la muerte colectiva de miles de hospitalizados en cuidados intensivos que dependían de un respirador artificial para seguir viviendo.

Qué hacer con los nuevos infectados con iguales síntomas, pero con mayores posibilidades de vida para usar los respiradores disponibles ocupados por los moribundos en estado vegetativo?.

Acaso se había ordenado suspender tratamientos, medicamentos o actividad terapéutica que sostenían con vida a los usuarios de esos aparatos mecánicos?.

Los profesionales de la salud están psicológicamente programados y entrenados para salvar vida, no para dejar morir.

La doctora Breen se suicidó agotada, impotente y estresada mientras se recuperaba del Coronavirus al lado de su familia en la ciudad de Charlottesville, Virginia.

Murió como una heroína peleando contra un enemigo invisible al igual que otros de sus colegas en el mundo.

 

Comentarios

Quizas te pueda interesar