Última Actualización:
Atletismo

Los Panamericanos de Lima: un maratón resuelto en el esprint final

martes, 23 julio 2019 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

Lima acogerá a partir del 24 de julio los XVIII Juegos Panamericanos, el mayor evento deportivo de América y la primera ocasión en que la capital peruana organiza un evento de tal magnitud, cuyo proceso ha sido un largo y accidentado maratón que se ha resuelto en tiempo y forma con un espléndido esprint final.

El éxito o fracaso de los Juegos, cuya inauguración formal será el día 26 pero que tendrá competencias anticipadas, se tendrá que valorar a partir del 11 de agosto, cuando culminen las actividades de los 39 deportes que participan en esta edición, pero de lo que ya no cabe duda es de la capacidad del comité organizador para disipar el fantasma de la suspensión o del cambio de sede que acechó seriamente la competencia.

La aventura de la organización comenzó en enero de 2013, cuando la ciudad fue elegida como sede de los Juegos por la Organización Deportiva Panamericana (ODEPA, hoy Panam Sports).

Nuevos estadios, infraestructuras desmesuradas, obras públicas ambiciosas y otros alardes constructivos formaban parte de un proyecto inicial que estuvo a punto de llevar al traste la celebración de los Juegos.

Dos años y pocos meses después, Lima cuenta ya con las infraestructuras necesarias e instalaciones más que adecuadas para las necesidades deportivas, sin que exista el riesgo de dejar onerosos «elefantes blancos» una vez que concluyan los festejos y se apaguen las luces de los estadios.

La obra más ambiciosa, la Villa Panamericana que acogerá a los casi 7.000 atletas que participarán en las competencias, se construyeron en un tiempo récord después de que se replanteara la idea original de construir 39 edificios de 10 plantas.

Ahora los deportistas se alojarán en un complejo de 7 edificios de 20 plantas, una rebaja en la ambición inicial que también se corresponde con otras instalaciones.

Así, se dejaron de construir estadios para reformar y adecuar otros ya existentes, se concentraron las zonas de competencia y se buscó aprovechar solares como los que disponía la Villa Deportiva Nacional (VIDENA), un complejo público que ahora alberga el estadio de atletismo, el centro acuático, un velódromo y un polideportivo.

Lugares cómodos, asequibles, reutilizables y prácticos que se han edificado con una partida cercana a los 1.200 millones de dólares.

En el debe quedan las infraestructuras viales y las obras en el transporte público que se plantearon para resolver los enormes problemas de tránsito que los Juegos causarán a Lima.

Estas obras, que dependían de las autoridades nacionales y municipales, y que incluían la finalización de la línea 2 del Metro de Lima, ya se sabe no estarán listas, así como la reforma y adecuación de pistas y calles cercanas a los centros de competencia.

Ante la amenaza de que el tráfico perturbe el desarrollo de los Juegos, el Gobierno y los organizadores buscan medidas paliativas, como fijar carriles en las principales vías limeñas reservados para el tránsito de deportistas y autoridades o decretar días festivos y vacaciones escolares para reducir la intensidad del tránsito.

Comentarios

Quizas te pueda interesar