Última Actualización:
Ciencia y Tecnología

Beber “agua cruda”, el último timo pseudocientífico

miércoles, 3 enero 2018 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Redacción
Redacción

El catálogo de recomendaciones pseudocientíficas que pueden tener consecuencias muy graves para la salud es bastante nutrido, aunque a última hora se acaba de incorporar una que quizás sea la más peligrosa: beber agua cruda, es decir, directamente y sin tratar ni depurar.

Ni que decir tiene que esto significa exponerse a bacterias, microbios y sustancias que son potencialmente dañinas para la salud, como el arsénico. Por algo comenzaron a tratarse y depurarse las aguas para el consumo humano, y es que lo de beber “agua cruda” lo probamos durante siglos y el resultado fue la enfermedad del cólera -y otras- y una esperanza de vida de 40 años.

Ahora, según señala The New York Times, hay empresas que se dedican a vender agua sin filtrar a la escandalosa cifra de 37 dólares cada 10 litros. Que se especule de esta forma con un bien necesario debería ser suficiente para desenmascarar el tipo de persona que se esconde tras estos bulos.

Descubrir que puede llegar a hacer que estos grupos de seguidores de las llamadas terapias alternativas se decanten por un nuevo método es complicado. Según algunas fuentes, lo del agua cruda puede deberse a la teoría más o menos extendida que dice que el agua que viaja por tuberías se va contaminando con plomo y otros minerales, como si beberla del suelo fuera mejor.

Ni que decir tiene que la evidencia científica señala al 100% que beber agua embotellada o de grifo es lo que se debe hacer si quieres mantener tu salud. Puede que en algunas zonas el agua, incluso tratada y depurada, no sea de la mejor calidad, pero sigue siendo mucho mejor que contraer cólera o disentería.

Leche cruda o parto en casa, otras dos ideas desaconsejables

Últimamente también hemos visto crecer corrientes que tienen un potencial dañino tremendo, como la que recomienda beber leche cruda de vaca, un disparate que no sostiene ningún debate con un mínimo de argumentos.

El otro es el movimiento que promueve el “parto natural” en el hogar, en lugar de un hospital. Al igual que el del agua cruda, para desarmarlo basta con mirar qué ocurría cuando todo el mundo lo hacía así: la mortalidad infantil durante las primeras horas era elevadísima, además de las muertes durante el parto si hablamos de la madre. Un parto puede complicarse en cuestión de minutos, así que es mucho mejor ponerse en manos de expertos.

 

Comentarios

Quizas te pueda interesar