Última Actualización:
Ciencia y Tecnología

Kengoro y Kenshiro, los robots que sudan cuando hacen ejercicio

sábado, 30 diciembre 2017 - Comentarios
Compartir

Escrito por:

Computer Hoy

En su afán por clonar el comportamiento humano, científicos de la Universidad de Tokio han desarrollado un robot que suda cuando hace ejercicio.

En realidad son dos hermanos llamados Kengoro y Kenshiro, dotados de músculos flexibles que se estiran y encogen con la tensión de los huesos metálicos, mimetizando el movimiento de las extremidades humanas.

Kengoro y Kenshiro son dos robots de aspecto humanoide aficionados al ejercicio físico. Son los primeros robots que sudan cuando hacen deporte. Para ello disponen de unos pequeños motores que emiten calor cuando se mueven las extremidades. En el ser humano el calor corporal se condensa al contacto con el aire, formando las gotas de sudor. En los robots el calor de los motores también se condensa en forma de agua, así que se puede decir que, en efecto, Kengoro y Kenshiro son dos robots que sudan cuando hacen flexiones, sentadillas, o estiramientos. Puedes verlo en este vídeo publicado por la Universidad de Tokio:

Gracias a su columna vertebral y sus cervicales flexibles, Kengoro y Kenshiro pueden hacer cosas impensables para un robot, como estirar el cuello, doblar la espalda, rodar por el suelo, ponerse de puntillas o pisar los diferentes pedales de un coche sin mover el pie, simplemente girándolo sobre el tobillo, como hacemos los humanos.

Los científicos de la Universidad de Tokio han estudiado datos estadísticos del ser humano para aplicar proporciones más reales a los robots, además de dotarlos de materiales flexibles que simulan tendones, músculos y cartílagos, para crear un músculoesqueleto que clona al del ser humano. Esto incluye una columna cervical flexible con forma de ese, y junturas rotatorias para simular la rotación de los codos o las rodillas.

El ser humano es capaz de moverse con una libertad de giro de 548 grados, coordinando sus múltiples articulaciones. Los robots más avanzados que se conocían hasta ahora, como ASIMO o HRP-2, alcanzan entre los 27 y 55 grados de movimiento.

Kenshiro llega a los 64 grados de giro en sus articulaciones, mientras que Kengoro supera los 114 grados (174 grados si contamos las articulaciones de las manos). Aún están lejos de clonar el movimiento humano, pero como se puede ver en el vídeo realizan movimientos sorprendentes, nunca vistos en un robot.

Su desarrollo tendrá múltiples aplicaciones. Los datos extraídos de sus movimientos servirán para desarrollar prótesis humanas más avanzadas, muñecos más reales para estudiar los efectos de los accidentes de coches, y mejoras en la creación de planes de ejercicio para atletas y deportistas.

Comentarios

Quizas te pueda interesar